El albatros, de Charles Baudelaire


Por divertirse suelen entre los tripulantes

cazar a los albatros, vastas aves marinas,

que siguen, indolentes compañeros de viaje,

al undoso navío sobre amargas vorágines.

 

Apenas los arrojan sobre la superficie,

esos reyes del cielo, humillados y torpes,

permiten lastimosas sus grandes alas blancas

como inútiles remos yacer a sus costados.

 

Ese viajero alado: ¡desmañado, entregado!

Hace poco tan bello: ahora cómico y feo.

Uno quema su pico con su pequeña pipa;

y otro, imita el rengueo del que antes volara.

 

El Poeta es igual a este rey de las nubes,

que arremete borrascas, que se ríe del arquero.

Exiliado en el suelo, rodeado del tumulto,

paralizado déjanlo sus gigantescas alas.

 

Baudelaire, gracias por este enorme poema. ¡Soy un albatros

2 comentarios

  1. Muy bueno, pero podías haber puesto debajo el original en francés, aunque no sepamos ese idioma la mayoría, los que si verán que con la traducción casi siempre algo se pierde,otras veces no, pero aparte es siempre curioso ver como se acaba traduciendo la literatura y como se construyen las formas literarias en otro idioma. Aunque no sea un poema, a mi me sorprendió el much ado about nothing traducido como mucho ruido y pocas nueces (licencia correcta porque viene a significar lo mismo aproximadamente)de Shakespeare. Un abrazo puntal, y que gran poema.

  2. ¿por favor podrían poner el análisis?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: